Proverbios 18:21 es un versículo muy famoso: “Muerte y vida están en poder de la lengua,
y los que la aman comerán su fruto”.

En general, este verso nos quiere decir que nuestras palabras importan mucho. Nuestras palabras de vida estimulan e impulsan la bondad y la rectitud. Las de muerte, son aquellas que denigran y fomentan más pecado.

Pero este versículo se ha usado para mucho más dentro de una corriente de pensamiento conocida como “Palabra de fe”. Este movimiento promueve que nuestras palabras tienen el poder para desatar realidades en el mundo que estaban preparadas para nosotros.

Hay iglesias que todos los domingos tienen recitaciones sobre hablar palabras de riqueza y no de pobreza, de salud y no de enfermedad. Se supone que tenemos que hablar palabras positivas y “de vida”. En el caso contrario, nos pasarán cosas negativas.

Estas ideas conocidas nacieron en un movimiento que se llama el Nuevo Pensamiento. Este afirma que la enfermedad y el sufrimiento son producto de tener y confesar malos pensamientos. Entonces, para cambiar tu realidad, tienes que pensar cosas positivas y confesarlas.

El texto más popular de todo este movimiento es El secreto. Rhonda Byrne, su autora, dice: “Tus pensamientos actuales están creando tu vida futura. En lo que más piensas o más te enfocas, será lo que aparece en tu vida”. Mark Dooley, uno de los que contribuyó con el libro, resume su enseñanza así: “Las palabras se vuelven cosas”.

Esto no es bíblico, es pura metafísica.

Esto no es bíblico, es pura metafísica. Está lejos de lo que dice la Palabra, es una abominación, y es diabólico. A continuación veremos por qué:

 

1. Solo Dios puede crear con su Palabra.

Una de las marcas impresionantes de la narrativa de la creación, en Génesis 1, es que por medio de la Palabra de Dios todas las cosas son creadas. Esto distingue a Dios de su creación.

El poder de la palabra de Dios está vinculada con su Palabra escrita y su Palabra en carne: Cristo. Por medio de su Palabra viva y eficaz, Él puede exponer nuestro corazón (He. 4:12). Solo su Palabra es inspirada por Él y tiene el poder para equiparnos para toda buena obra (2 Tim. 3:16-17).

Cristo mismo es llamado la Palabra de Dios, el logos (Jn. 1:1). Cristo es la más completa revelación de Dios. En Él y su obra encontramos el poder para la salvación (Ro. 1:16), somos creados de nuevo (Ef. 2:10), y el pecado pierde el poder sobre nosotros (Ro. 6).

En todo sentido, Dios es poderoso en su Palabra. Este poder es una característica específica de su naturaleza.

2. Esta es la misma mentira del huerto.

Las ideas de “tener poder en mi boca” promueven la idea de que el hombre puede ser como Dios, precisamente la mentira con que cayeron Adán y Eva. Por eso son diabólicas. No somos Dios, y no seremos “mini-dioses” hablando y diciendo lo que va a suceder.

Las ideas de “tener poder en mi boca” promueven la idea de que el hombre puede ser como Dios, precisamente la mentira con que cayeron Adán y Eva.

Además, tampoco le podemos decir a Dios qué hacer. Lo que la Biblia plantea de Dios es que Él es totalmente soberano sobre todo asunto en el universo. Nada ni nadie tiene mayor autoridad. Vemos pasajes como Salmos 135:6: “Todo cuanto el Señor quiere, lo hace, en los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos”.

O específicamente Job 38:12-14: “¿Alguna vez en tu vida has mandado a la mañana, O le has hecho conocer al alba su lugar, para que ella eche mano a los confines de la tierra, Y de ella sean sacudidos los impíos? Ella cambia como barro bajo el sello”. En este pasaje, Dios está dejando claro que Él es el que puede decirle a la creación qué hacer, no el hombre.

Hang Hanegraff dice lo siguiente:
Si Dios pudiera ser controlado mediante las confesiones positivas, Él quedaría reducido al estatus de un sirviente cósmico sujeto a las fórmulas de la fe. ¡Usted sería Dios y Él sería el botones suyo! Usted se sentaría en el trono de un universo centrado en torno a su propio ego. Y usted terminaría teniendo una endeble visión de Dios y una inflada visión del hombre.

El resultado de este tipo de pensamiento en la iglesia local es el movimiento de decretar y declarar las cosas para que sucedan. Pero, cuando entendemos lo que dice la Biblia al respecto, entendemos que solo la Palabra de Dios tiene el poder para crear el futuro. Nuestras palabras son vanas, impotentes, y manchadas por nuestro propio pecado.

3. Entonces, ¿cómo aplicamos Proverbios 18:21?

Pablo dice en Romanos 3:13: “Sepulcro abierto es su garganta, engañan de continuo con su lengua. Veneno de serpientes hay bajo sus labios”. Nuestra naturaleza son palabras de muerte. Nacemos con lenguas torcidas porque tenemos un corazón torcido. Esto es lo que Cristo nos explica cuando Él nos dice que nuestras palabras revelan nuestro corazón.

Nuestra naturaleza son palabras de muerte. Nacemos con lenguas torcidas porque tenemos un corazón torcido.

Para que podamos hablar palabras de vida, necesitamos a la Palabra de vida: Cristo. Nuestras palabras de vida no nos atraen riquezas ni salud. Las palabras de vida son aquellas que hablamos como resultado de haber conocido a la Palabra de Vida. Son palabras transformadas, donde nuestra lengua ha sido dominada por Cristo, y ahora sirve para animar a otros en la fe, edificar, y hablar las hermosas noticias del evangelio.

Así que, no tenemos el tipo de poder en nuestra boca que puede crear nuevas realidades en el futuro. Pero, con nuestra boca revelamos si el poder de Dios está obrando en nosotros o no.

6 Comments

  1. Axel septiembre 8, 2018 at 10:11 pm

    Gracias por la aclaración, hoy es muy común escuchar este tipo de frases no solo en predicadores famosos, sino también en el pueblo cristiano, gracias por traer la luz de la palabra de Dios, para que se ilumine con la verdad nuestro interior.

    Reply
    1. Justin Burkholder septiembre 10, 2018 at 8:36 pm

      Gracias por tu comentario, Axel. Dios te bendiga!

      Reply
  2. Dannyc septiembre 11, 2018 at 11:22 pm

    Muchas por estos artículos, son de mucha ayuda para mi vida, me han enseñado muchas cosas para en Cristo.

    Reply
  3. p a u l a septiembre 25, 2018 at 12:25 am

    Es la primera vez que veo tu blog y ¡me gusto mucho! Bendiciones <3.

    Reply
  4. p a u l a septiembre 25, 2018 at 12:28 am

    Es la primera vez que veo tu blog y ¡Me gusto mucho!, Bendiciones. <3

    Reply
    1. Justin Burkholder septiembre 26, 2018 at 3:07 pm

      Muchas gracias! Dios te bendiga!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *