Tengo miedo de que en la plantación de iglesias estemos más acostumbrados a escuchar de pasos y estrategias, que de la dependencia en el Espíritu Santo.

La tarea de plantar iglesias es espiritual de principio a fin. No hay atajos ni maneras de manipularla para que vaya a tu forma. Necesitamos desesperadamente depender del Espíritu Santo, o nuestras iglesias serán como cáscaras sin vida por dentro.

Estas son 10 cosas que el Espíritu Santo hace en la plantación de iglesias:

1. El Espíritu llama a los plantadores (He. 13:1-3, Mt. 9:30-32)

Dios es el principal preparador de plantadores. Él es el principal plantador de iglesias. Por medio de Su Espíritu, Él llama a plantadores cuando su pueblo se reúne a orar.

Jesús enseña algo similar en Mateo 9. Cuando Él ve a las multitudes como si fuesen ovejas sin pastor, Él no dice a las personas, “armen un plan de cinco años para plantar iglesias”. Él dice, “oren al Dios de la cosecha que envíe obreros a la mies”.

2. El Espíritu produce carácter piadoso en los plantadores (Ef. 5:18, Gál. 5)

Vemos que los requisitos en 1 Timoteo 3 y Tito 1 para el ministerio son casi enteramente de carácter. No puedes producir estas cosas en tu vida por ti mismo. En cambio, son cosas que Dios va obrando en el plantador para que sea útil en la plantación de iglesias.

3. El Espíritu convence al mundo de su pecado (Jn. 16:8-10)

Si nuestra tarea es la proclamación de las Buenas Noticias, tiene que haber un entendimiento claro y profundo de las malas noticias. Es necesario un convencimiento de nuestra propia maldad y de la justicia de Dios. El Espíritu Santo está obrando en los corazones del mundo para que ellos entiendan su condición y anhelen alguna solución.

4. El Espíritu hace que la predicación de Cristo sea eficaz (Jn. 15:26, Ti. 3:4-5, 1 Cor. 12:3)

El hecho de que alguien se arrepienta de sus pecados, confiese su fe en Cristo, y sujete su vida a Él como Rey y Señor, es obra del Espíritu Santo.

5. El Espíritu une a los que creyentes a la iglesia (1 Cor. 12:13, Ef. 1:13)

Es el Espíritu Santo quien reúne a los que han entendido su estado pecaminoso y han confesado su fe en Cristo. El Espíritu los bautiza para que pertenezcan al cuerpo de Cristo, que es la Iglesia.

6. El Espíritu guía la enseñanza de la iglesia (2 Tim. 3:16, Jn. 16:13, 1 Cor. 2:12-13)

Sin la obra del Espíritu Santo, nuestra predicación es simplemente palabrería humana sin poder para dar vida. Necesitamos al Espíritu para la proclamación de la Palabra.

7. El Espíritu sostiene y ayuda a los creyentes (Jn. 14:16-18, 2 Cor. 1:3-4)

Si nuestra esperanza para sostener la fe de los creyentes en este mundo malvado, duro, y plagado por el pecado es nuestra habilidad pastoral, nos encontraremos cara a cara con nuestra enorme impotencia ante el sufrimiento del mundo. Pero no tenemos que confiar en nuestras habilidades. El Espíritu Santo fue enviado precisamente como el Consolador.

8. El Espíritu crea la unidad que tiene la iglesia (Ef. 4:1-3, Fil. 2:1)

La iglesia tiene a todo tipo de personas, de todo tipo de culturas, y de todo tipo de trasfondos. Y es el Espíritu Santo quien ha reunido a este grupo de rebeldes y los mantiene unidos alrededor de Cristo.

9. El Espíritu empodera a la iglesia por medio de dones (1 Cor. 12:4-7)

Cuando confesamos fe en Cristo y somos unidos a la iglesia, somos dotados por el Espíritu Santo para servir a la iglesia. Es un servicio sobrenatural que apoya al crecimiento y la edificación de la iglesia local, la cual avanza la misión de Cristo.

10. El Espíritu acompaña a la iglesia en misión. (Mt. 28:18-20)

En la tarea de ejecutar la Gran Comisión, tenemos la promesa firme de que Cristo estará con nosotros por medio del Espíritu ayudándonos y guiándonos en el proceso de hacer discípulos.

Conclusión

No podemos ignorar lo que el Espíritu Santo en la plantación de iglesias. En pocas palabras, Él lo hace todo. No son nuestras estrategias las que plantan iglesias, ni es nuestro modelo o la capacidad del plantador lo que hace la diferencia. La plantación de iglesias se lleva a cabo por el poder del Espíritu Santo y depende totalmente de Él.

1 Comment

  1. Edgar Cárdenas junio 30, 2018 at 12:16 pm

    Excelente material

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *